Peces... y no (2007 - 2017)


Tirada en la cama, boca arriba,
miré la pared azul.
Más exactamente,
la unión entre ésta y el techo blanco.
Esa línea divisoria
que siempre vi como la entrada
al mundo imaginario,
irreal,
ideal.
Y me vi
parada en cuclillas en el techo,
de espaldas al azul,
girando en el aire
hacia atrás,
sumergiéndome en ese color profundo,
oscuro,
infinito.
¿Cómo será entrar?,
pasar al otro lado de la pared,
-"... no te vuelvas como la pared
justo ahora..."-
que pierde los límites,
la dureza,
y se expande,
se abre,
se licua.
¿Podré zambullirme?,
entrar en ese mar,
ese cielo sin estrellas...
y flotar,
dejarme llevar.
No importa a dónde,
mientras sea algo diferente.
(abril, 2005)

No hay comentarios: